Condenan a una mujer por una falsa denuncia de malos tratos.

AUTO EGA CALLE MAYOR

Una mujer de Estella ha sido condenada por un delito de acusación y denuncia falsa contra su exmarido, a quien llegó  a denunciar por amenazas de muerte que no existieron.

La sentencia  obliga a la mujer a pagar una multa de 2.700 euros, además de indemnizar  al hombre con 2.000 euros por el daño causado.

En el año 2014 la mujer acudió al cuartel de la Guardia Civil de Estella para denunciar que, durante una conversación telefónica, su hasta entonces todavía marido le había amenazado con “darle de hostias hasta matarla”.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Estella abrió diligencias y se volvió a tomar declaración a la mujer, que se ratificó en lo ocurrido, al tiempo que amplió otras supuestas frases del marido en la mima llamada telefónica, “que si estaba con otro, que iba a pegarle una paliza, que la iba a matar”.

Después de tomar declaración al hombre, la denuncia se archivó al conocerse que esas manifestaciones no habían sido proferidas por el entonces marido de la mujer, que falseó los hechos. El hombre, sufrió durante ese periodo una “situación estresante con una descompensación psicopatológica”.

Concurren en esta causa todos los requisitos objetivos del tipo de delito, pues la imputación se ha dirigido contra una persona en concreto, se la ha atribuido la comisión de un delito menos grave de amenazas; las expresiones denunciadas no son sospechas sino afirmaciones positivas de la comisión del delito y se hizo ante funcionarios policiales y judiciales, extremo que incluso motivó la detención y toma de declaración del acusado”, señala el juez en su sentencia.

En el juicio se mostraron grabaciones de la conversación telefónica aportadas por el hombre en las que se demostró que esas afirmaciones no existieron. La mujer alegó que se dijeron de manera posterior, pero el juez ha dictaminado que esas grabaciones no han sido alteradas.

20216682_10209506237677937_1839269704_o

En la grabación, según el juez, se aprecia claramente una discusión de pareja motivada por una importante discrepancia sobre el piso común, pero no hay una sola referencia a la existencia de amenazas denunciadas ante la Guardia Civil y aumentadas ante el Juzgado.

De hecho, ella le dijo al hombre expresiones como “te vas a cagar”, “no te hagas el tonto”, “voy a estar viviendo aquí y tu pagando”.

“La acusada, de forma consciente y deliberada, denunció ante la Guardia Civil e insistió ante el Juzgado en la existencia de una serie de expresiones amenazantes que en ningún momento se produjeron, haciéndolo para imputar un delito que no se había cometido”, mantiene el juez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s