El rincón de la poesía. Barbarin y su plaza de poetas por Andrea Uña.

rapsoda-3

Hasta hace muy poco yo nunca había oído hablar de Barbarin. Se trata de una localidad pequeñita al abrigo de Montejurra y muy cerca de Estella.

Conocí, este  pueblo de Poetas  en  Junio de 2016 en un encuentro anual que desde el año 2007  y por iniciativa de Carmen Puerta  allí se realiza, fui  de la mano de  mi amigo Juan Andrés Pastor.

Las calles de Barbarin son   poesía,  poesía sus ventanas y sus paredes. No podía caminar; un verso tras otro me lo impedían adornando sus paredes  y  cuando al final llegué a la plaza… no daba crédito. La  plaza principal de un pueblito de  menos de 80 habitantes se llamaba PLAZA DE POETAS y me quise quedar a vivir enredada entre sus versos.

Allí conocí a  Carmen, alma mater del encuentro  quien junto a la Alcaldesa se esmeraban en que todo estuviera en orden.  Me emocionaba el encuentro con Poetas amigos; Isabel Blanco, Iñaki de Miguel, Teresa Ramos  y otros muchos/as.

Allí me presentaron a  Mario Zunzarren  y a Maite su pareja,  no conocía a Mario  y no entendía yo, que leo tanta poesía y que ando entre poetas como se me había escapado leer y conocer  su obra poética  y narrativa. Mario era un importante   escritor  y poeta con premios Internacionales a sus espaldas como el que recibió en el 2004: el  Primer Premio Internacional  otorgado por la Fundación Camilo José Cela y muchos otros.

Intercambiamos direcciones  y ya sabía que me llevaba otro poeta para descubrir en muchas de sus varias facetas como escritor. Me interesaba muchísimo  leer los dos libros que había escrito sobre  los Presidentes  de Navarra y Euskadi  de  los últimos treinta años. Al poco el axioma de que hombre propone y el destino dispone, se hizo realidad, porque solo unos meses más tarde Mario y Maite fallecieron en un fatal accidente de moto.

He vuelto a Barbarin, de la mano otra vez de mi amigo Juan Andrés, al  homenaje que  todo el pueblo con su alcaldesa al frente, sus amigos Carmen y  Marcos,  han  hecho a Mario y Maite. Precisamente el primer poema que adorna la plaza de Poetas es de Mario Zunzarren.

El tiempo, abatido queda en la sola plaza de los Poetas.

Yo me aprieto el frio de tus piedras, cada vez mas tersas.

Blancas. Y me callo para siempre”.

Así  de premonitorio se lee el final del poema  con el titulo  “EL CIELO DE BARBARIN”.

Aquella mañana fría os bajos del Ayuntamiento se quedaron pequeños para albergar a tanta gente que quería  estar y  recordarlos. Un extraordinario cantautor de origen cubano, pero afincado en Pamplona, Jorge Sánchez  nos acompañó con su voz y su guitarra.

 También la pianista Adyta, envolvía las voces emocionada de los poetas que participaron leyendo los versos de Mario y nos arañaba el alma. Fue muy difícil contener las emociones, pero  las palabras sencillas y llenas de cariño  de Carmen y Marcos eran bálsamo y guía.

Seguramente  los caminos de piedra, llenos de historia y poesía de Barbarin, siguen llorando  la pérdida de uno de sus poetas,  aunque ya como leyenda seguirá en sus paredes  y pertenece para siempre a Barbarin.

Me veo en un tiempo no muy lejano recorrer las historias de un pueblo que  “Se fundó en el primer siglo después de Cristo”  paseando y leyendo poesía en voz alta, o colgando poemas  en sus balcones o paredes. Es Barbarin el único pueblo de todo el estado Español que tiene una plaza dedicada a Todos los Poetas. Y  año tras año, y desde hace 7,  cuelgan en sus históricas piedras versos, estrofas, sentimientos…

Esta idea tan original de  amor y  divulgación de poetas y  poesía, debería ser reconocido y  ¡ojala ¡  un día  se vean reconocidos por  el premio de las letras … o sea  “EL CERVANTES”.

Para terminar os dejo el poema de Mario Zunzarren que permanece en la Plaza de Poetas y os invitó a escucharlo en mi voz como sencillo y sentido homenaje a él, a su compañera Maite y a todo un pueblo.

Puedes escucharlo pinchando AQUÍ.

BARBARIN SE VISTE DE POEMA.

Reconozco el frío  de tus piedras.

Te tiento como el ciego a su amada,

Y beso tu piel con mis manos desnudas.

Una flor  medio despertando.

Techumbre de gloria, rizo delirante

Que abandona el arado en el barbecho.

No existe la muerte, cerca esta el camino

Donde reposa el cansancio.

Qué pronto se acaban tus calles,

Lentas como tus atardecidas.

Y me dejo, con mi colección inacabada

De relojes imaginarios.

Las  viejas sombras, viudas de sol,

Festejan al calor de mis pasos equivocados.

Una luna creciente, de plata,

Acurruca  los hombros y dormita.

Hierve un rayo de luz.

El tiempo, abatido queda

En la sola plaza de los Poetas.

Yo me aprieto el frío de tus piedras,

Cada vez más tersas. Blancas.

Y me callo para siempre.

En el cielo de Barbarin un 14 de junio de 2009. ( Mario Zunzarren Angós)

Andrea Uña Barrientos

img_7249

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s